jueves 25 de mayo de 2017 23:58

En esta sección

Deformaciones estructurales en el sistema económico cubano (2012)

Yailenis Mulet Concepción

Descargar PDF [181,59 kB]

 

La Inteligencia Empresarial en el contexto cubano actual (2012)

Yailenis Mulet Concepción

Descargar PDF [118,42 kB]

 

El trabajo por cuenta propia en Cuba: lecciones de la experiencia uruguaya (2012)

Camila Piñeiro Harnecker, Héctor Pastori, Ileana Díaz Fernández

Descargar PDF [425,26 kB]

 

La agricultura cubana y el actual proceso de transformaciones económicas (2012)

Armando Nova González

Descargar PDF [62,02 kB]

 

Determinantes de la inflación en Cuba: una modelación estructural (2008)

Pável Vidal Alejandro, Saira Pons Pérez

El presente trabajo avanza en la modelación estructural de la política monetaria en Cuba y aportar elementos que contribuyan al entendimiento de los determinantes de la inflación.

Descargar PDF [133,66 kB]

 

El PIB Cubano y el Sector Externo (2009)

Pável Vidal Alejandro

Descargar PDF [319,75 kB]

 

El sector industrial en Cuba. Transformaciones y nuevos retos (2009).

Hiram Marquetti Nodarse

Descargar PDF [329,86 kB]

 

Línea de desarrollo y resultados de la economía cubana en los últimos 50 años (2009)

Armando Nova González

Descargar PDF [184,78 kB]

 

El PIB Cubano en 2009 y la Crisis Global (2009)

Pável Vidal Alejandro

Descargar PDF [51,90 kB]

 

Posible restablecimiento de relaciones económicas entre Cuba y Estados Unidos. Ventajas y desventajas (2008).

Carmelo Mesa-Lago

Descargar PDF [853,49 kB]

 

El problema económico de Cuba (2008)

Pedro Manuel Monreal González

Descargar PDF [853,01 kB]

Comercio a Todo Vapor

Análisis del intercambio comercial entre Cuba y Estados Unidos entre 2007 y 2008

Enviar Imprimir Icono de del.icio.us Icono de Digg Icono de Technorati Yahoo Icono de Meneame Icono de Wikio Icono de FaceBook

Si en 2007, en el intercambio comercial de bienes de Cuba, Estados Unidos se situó en el quinto lugar por su volumen, en 2008 acusó un sustancial incremento, según las cifras publicadas por el US Census Bureau e información brindada por el Consejo Económico y Comercial EEUU- CUBA (USTEC).

En 2008, según los datos disponibles, se observa un espectacular crecimiento de las exportaciones norteamericanas del 59,0% con respecto a 2007, muy superior al aumento de las importaciones totales cubanas, que fue de un 43,8%. Las compras de Cuba en el año 2007 ascendieron a 447.1 millones de dólares, mientras en 2008 alcanzaron alrededor de 710,0 millones.

La impresionante alza de las compras cubanas en el mercado estadounidense en parte esta dada por el aumento de los precios de los alimentos el pasado año, pero también al crecimiento del volumen de las mercancías importadas, según las cifras aportadas por USTEC.

Debe aclararse que las diferencias entre los datos aportadas por la fuente norteamericana y los de la Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba (ONE), son debido a que esta última incluye en sus cifras, además del costo de adquisición de las mercancías, los pagos por seguro, flete y gastos bancarios.

En su inmensa mayoría las exportaciones norteamericanas son productos alimenticios, como cereales, semillas oleaginosas, materia prima para pienso, carnes en especial de aves y conservas de frutas y vegetales. Estados Unidos se ha convertido en el principal suministrador de alimentos, en un monto cercano al 40,0% de las compras cubanas de esos productos. No obstante, las cifras disponibles referentes al periodo 2004-2007 muestran que en esos años se adquirieron gran variedad de otros rubros, tales como postes y madera en general por 22,5 millones de dólares; medicinas por 7,5 millones de dólares y equipamiento médico por 2,0 millones. Se añade una amplia variedad de artículos, entre los que sobresalen los de las industrias química, maquinarias y metal-mecánica. En el caso de las medicinas, Cuba se ha esforzado por adquirir lo menos posible en Estados Unidos, ya que los precios son elevados y ha podido comprarlas en otros mercados con mejores ofertas y posibilidades de pago.

El impacto de las mercancías de Estados Unidos en la economía cubana es muy superior a lo reflejado por estas cifras. Para dar una idea real habría que añadir la compra por Cuba en terceros mercados de productos norteamericanos. Ejemplos de su amplia circulación pueden encontrarse en las Tiendas Recaudadoras de Divisas, como el gran Centro Comercial Trasval, de Galiano y San Rafael, donde un alto porcentaje de los artículos, incluida una apreciable variedad de maquinaria, son Made in USA. Si se pudieran sumar los productos norteamericanos adquiridos en terceros mercados con los comprados directamente en Estados Unidos, el total de las mercancías de ese país en la economía cubana es significativamente superior.

Aunque realmente existen restricciones absurdas, impuestas por las autoridades norteamericanas, que impiden el pleno desarrollo de las relaciones comerciales, estos datos muestran un progresivo resquebrajamiento del embargo y de la falsedad de la propaganda oficial sobre este tema. Entre las restricciones está la obligación para las empresas cubanas de pagar al contado los artículos adquiridos, pero indudablemente hay ventajas por los precios y alta calidad de las mercancías ofertadas, así como la seriedad en el cumplimiento de los contratos y el bajo costo de los fletes dada la cercanía.

También perjudica la prohibición para importar productos cubanos, pero la Isla tiene pocas ofertas de artículos para exportar, con excepción de insignificantes cantidades de ron y tabaco, pues actualmente ni azúcar posee al haberse convertido el país en importador del antes tradicional producto.

En cuanto a los pagos, La Habana ha venido resolviéndolos mediante la obtención de créditos en terceros países. Este aspecto podría tener mayores dificultades en los próximos meses, por la falta de liquidez internacional, como consecuencia de la crisis económica mundial. Un asunto agravado por la tradicional falta de credibilidad de la banca nacional en la amortización de los préstamos.

En 2009 ayudaría al incremento de las relaciones, que se cumpliera la promesa de la administración Obama de permitir libremente los viajes de cubano-americanos, y el envió de remesas a Cuba. Esto podría sentar las bases para que también los norteamericanos realizaran turismo en el futuro, lo cual daría un gran impulso a los vínculos, con ventajas económicas para ambas partes, sin soslayar el impacto político que tendría en la Isla con beneficios para el avance de la democracia y el respeto de los derechos humanos.

A las relaciones comerciales y económicas en general, habría que agregar la influencia actual del vecino del norte en el campo del entretenimiento, en particular la televisión cubana, donde nunca había existido tanta presencia norteamericana como ahora.

Si antes de 1959 a algún dueño de un canal se le hubiera ocurrido tanta programación fílmica, de teleseries y musicales estadounidenses, los sindicatos de actores y trabajadores del sector habrían protestado y no lo hubieran permitido. Mientras, los programas cubanos tienen ínfima calidad y están en minoría significativa, muchos son reposiciones de hace años.

Al mismo tiempo, las simpatía hacia Estados Unidos se han incrementado; mucho más ahora con la elección de Barack Obama, quien se ha convertido en la gran esperanza de la población para el relajamiento de las tensiones entre ambos países, considerado por la población como factor fundamental para facilitar los ansiados cambios dentro de Cuba.
A 50 años del triunfo de la revolución, al tiempo que el gobierno cubano ha fracasado en el desarrollo del país y ha creado una crisis general en la sociedad, pese a todos los obstáculos, la posibilidad de relaciones normales avanza para beneficio de ambos pueblos separados artificialmente.

(Tomado de Cubanet. www.cubanet.org)